lunes, septiembre 06, 2010

CSI Vigo

Acabo de darme cuenta: hay un reguero de sangre seca que conduce del portal de mi casa al umbral de mi apartamento. Sacaría la fregona y me pondría a limpiar, pero temo parecer sospechoso.

Lo único que me consuela es que bastará una simple prueba de ADN para determinar que el fallecido era un atún. Además, su muerte no fue cosa mía. Yo tan sólo me deshice del cadáver.

2 comentarios:

petete dijo...

Cuidado con la Asociación para la Defensa del Atun y su Primo el Bonito del Norte.

Ha hecho una confesión del crímen. Y encima se jacta de haberse comido el cadaver...

Achab dijo...

SOyb un criminal empecinado.