domingo, octubre 17, 2010

Indiana Jones no furancho da balsa

Anoche me invitaron a una fiesta en un furancho.

Si ustedes habitan lejos de Galicia es posible que, ahora mismo estén pensando cualquier salvajada. Nada más lejos de la verdad. Un furancho es un bar rural con pisanos de boina bebiendo vino y mozas bailando al son de la gaita. Como yo no me había traído gorro y mi barba frondosa me impide pasar por mozuela casadera, me dedique a recopilar información que me ayude a comprender los usos de la población local.
.


No crean, por ello, que mi noche estuvo exenta de emociones. Sin ir más lejos, recuperar mi cazadora fue un acto de temerario arrojo digno del mismísimo Indiana Jones, ya que entre ella y un servidor, se había interpuesto un grupo de indígenas que pateaba furioso al son de la gaita y la pandereta.

La astucia de mi guía nativa me sacó del apuro. Su experiencia en estas lides le decía que, de vez en cuando, el pataleo se sustituía por unos tranquilitos paseos en círculo. Así pues, esperamos un rato, nos unimos los indígenas, giramos alrededor del furancho, echamos mano de mis ropas y nos escabullimos antes de que volviera el bailoteo karateka.

Por un pelo. Medio minuto más y me atrapan en medio de la muiñeira.

4 comentarios:

zzz dijo...

Podría haber sido peor. Podrían haberte endilgado una gaita, y a ver cómo salías de esa. Por lo menos los pasos que daban en la muiñeira eran sencillos.

petete dijo...

¿Tiene ud. barba?

¡Jamás en mi vida me lo hubiera imaginado!

Achab dijo...

Zzz:

No sé, si se parece a la flauta lo mismo me apaño.

Petete:

Pues de un tiempo a esta parte una bonita morena y recortada

Auriga dijo...

Capitán, que un furancho es un establecimiento ilegal... como se enteren en los juzgados...