jueves, julio 21, 2011

Seven

En la antigua China era frecuente numerar a los hijos introduciendo un ordinal en su nombre de pila, de manera que uno podía encontrarse por ahí con Du Fu el segundo, Li Wang el tercero o Ang Wei el decimocuarto (en aquellos tiempos sin televisor no había muchas tantas que hacer por las noches y la gente se aburría una barbaridad).

Costumbre que los Beckham han rescatado al llamar Harper Seven (Harper Siete para los hispanoparlantes) al cuarto de sus retoños. En el fondo, viene a ser lo mismo, la principal diferencia con los chinos es que los orientales sabían contar.

Pánico a una muerte (política) ridícula

Es el colmo del gafe y el cohecho impropio: morir ahogado por un traje a medida.

Ahí queda esa.

lunes, julio 18, 2011

Chove en Santiago, meu doce amor



El otro día topé con una pintada que proclamaba con confianza:

"El fascismo nunca triunfará en Vigo."

Normal. Es materialmente imposible ponerse cara al sol en una ciudad con semejante clima.

domingo, julio 17, 2011

De las urgencias que sufre mi GPS y de cómo pago yo las consecuencias

Mi GPS es un licencioso de tomo y lomo y culpa mía no es, que yo lo he educado del modo más tradicional posible y lo empleo, sobre todo, para visitar iglesucas románicas perdidas por esos mundos de Dios. Sin embargo, el trastejo es un vicioso incurable y no pierde oportunidad de demostrarlo.

Este fin de semana, la familia de este su seguro servidor acordó reunirse en un rincón de Zamora con el loable objeto de comer truchas en escabeche y remojar el pandero en el lago de Sanabria. Me dirigía yo el viernes hacia aquellos bucólicos parajes cuando, a la altura de Verín, mi coche pidió deseperadamente un poco de gasolina. Puse mi suerte en manos del GPS y le pedí que me llevara a la gasolinera más cercana.

Veamos, no seré yo quien niegue que al final del garbeo que el maldito cacharro me hizo dar por los cerros verinenses había una gasolinera abierta las 24 horas del día. Pero tengo seguro que, para llegar a ella, no era necesario dar semejante rodeo ni, desde luego, pasearse por la puerta de cuatro enormes lupanares iluminados como estrafalarios árboles de neón.

Sea cual sea el caso, voy a proceder a conectar el GPS al ordenador en cuanto acabe esta entrada. No tengo claro si lo hago porque el chisme necesita una actualización inmediata o porque más me vale enchufarlo a una computadora complaciente si no quiero que la próxima vez que me apetezca contemplar un ábside con ajredezado jaqués, el rijoso aparatejo me envíe de hoz y coz al barrio chino.

viernes, julio 15, 2011

La mesa

Mi jefa me ha dicho que si mi mesa no deja de ser un desastre, mi evaluación va a ir por el mismo camino.

Tiene bemoles viniendo de la persona responsable de cuarto y mitad de los papelujos que se reproducen sobre ella. Por si acaso he escondido la mitad del papeleo en la maleta que me llevo a los juicios. Mañana mismo archivo la otra mitad en el congelador que tenemos en la cocina.

Total, como lleva tres meses estropeado no hay peligro ninguno de que alguien me descubra al ponerse un café con hielo.

miércoles, julio 13, 2011

A las armas

Los militares de permiso han tenido, de siempre, mucho peligro a la hora de requebrar mozas. Los cadetes de la academia de Marín son célebres en Pontevedra por tener el mismo efecto sobre las mozas que el caballo de Atila sobre el césped de Roma.

Pero, al lado del sargento Scott Moore son todos una bandada de pardales. El sargento Moore, destinado en Afganistán con el tercer batallón de marines, ha tenido el cuajo y la originalidad de crearse una página en internet con el único propósito de invitar a un baile a la guapa actriz de cine Mila Kunis.




Hasta ahí llega el arrojo, pero donde acaba el valor comienza la suerte, porque la moza ha visto la página y le ha dicho que sí.

Alá lo proteja de las balas. En las películas de guerra, cuando alguien tiene un golpe de suerte de semejante calibre, de seguido lo mandan al otro barrio y ya sería una lástima grande con semejante potranca esperando para bailar.

martes, julio 12, 2011

Adelantos y retrasos

Doña Leire Pajín, aparte de tomar baños de sol, nos alecciona con sus vaticinios:

-"El gobierno está preparado para un posible adelanto."

Sorprendente. A mí siempre me dieron la impresión de sufrir un leve retraso.

lunes, julio 11, 2011

De cómo lo que va de Bambi a Zombi son tan sólo siete años

Si alguien se había hecho ilusiones de que la dimisión de Rubalcaba propiciaría el adelanto de las generales, ya puede ir echándose otra cuenta. Todo apunta a que el señor Rodríguez piensa aferrarse al sillón hasta el último día.

Desengáñense. Tal vez ZP fueran un día las iniciales de "Zapatero Presidente", pero hace ya meses que la "Z" es de zombi.

jueves, julio 07, 2011

La mancha

Los científicos más sesudos se quiebran la cabeza buscando el origen de la gran mancha blanca que desfigura estos días la superficie de Saturno.






Yo, que tengo una igual en mi coche, les puedo dar una buena pista. Que empiecen a buscar una gaviota de unos cinco mil kilos de peso.

Hip Hip Hip

Hay quien dice que tres vasos de whisky no es una cena completa. Puede que tengan razón. El orujo de postre es fundamental.

Al carallo, me voy a dormir la mona. Mañana será otro día y probablemente será peor.

miércoles, julio 06, 2011

Dukan

Últimamente me topo por todas partes con el método Dukan, una dieta hiperproteica que hace furor entre la gente que quiere reducirse las chichas.

Siento el dolor que dejan las oportunidades perdidas. Tenía que haber patentado a tiempo mi propia dieta: el método "del can". Diez meses comiendo a base de latas y ahora estoy hecho un pincel. Es decir: un palillo con pelos en la cabeza.

A fin de cuentas, se trataba de eso, ¿no?

lunes, julio 04, 2011

Faraón

Escarbando por el desierto, como los gorrinos en el fango, unos arqueólogos egipcios han topado con el dibujo más antiguo de un faraón egipcio. Ahí se lo pongo para que lo admiren a gusto.



Yo lo de que es antiguo me lo creo. Porque, vamos, si el Faraón tenía más de 10 meses cuando pinto semejante mamarracho, era como para tirarlo al Nilo con un cocodrilo atado a la rabadilla

Del latrocinio como una de las Bellas Artes

Desde que me alquilé un apartamentito en el monte para pasar los fines de semana en la deleitosa compañía de los ruiseñores y las truchas, vivo condenado al atraso informativo. En general, semejante desconexión del mundo es beneficiosa para mi baqueteado encéfalo, pero también es grande lástima que temas tan jugosos como la detención de media sociedad de autores me pillen inventariando eucaliptos.

Lo dicho: ya tiene gracia que le lean sus derechos a los gestores oficiales de los derechos de autor. Aunque, bien pensado, todo obedece a la más estricta de las lógicas. A fin de cuentas un creador es alguien que no se conforma con los caminos trillados y pone su intelecto a la búsqueda de nuevas sendas pendientes de exploración. Natural que los creadores carpetovetónicos no se conformaran con los medios de afanar que la ley ponía a su alcance y buscaran medios novedosos de ensacarse el parné.

El camino lo abrio Thomas de Quincey escribiendo "Del asesinato como una de las bellas artes." Nadie se extrañe si Teddy Bautista ha perfeccionado el sistema para incluir el latrocinio entre la rumba y el pop.