jueves, febrero 07, 2008

Delenda est Carthago


Marco Porcio Catón, político romano tan austero en sus costumbres como terco en sus opiniones, terminaba cada alocución pública con las mismas palabras. Tanto le daba que su discurso versara de agricultura, como de obras públicas, moralidad o impuestos. Llegado el momento de rematarlo, Catón añadía:

- Ceterum censeo Carthaginem esse delendam.

En carpetovetónico moderno:

- Además, opino que Cartago debe ser destruida.

Un tostón de hombre, pero un rato eficaz. Se lo digo yo que he estado en Cartago y allí donde quedan tres piedras juntas en pie hay un guía nativo explicando las grandezas del pasado local.

La eficacia del método me preocupa. No tengo ninguna ciudad africana que preservar, pero las últimas tres frases que me ha dirigido mi madre son:

- Buenos días y córtate el pelo;

- Alcánzame la lejía y córtate el pelo; y

- ¡Qué tarde te quitas de estudiar y córtate el pelo!

Lo dicho. Tendré que acostumbrarme al estilo Yul Brynner.
.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y de la barba no ha comentado nada su amantísima madre?porque suelen comenzar por ella...ummm,raro raro

Cattz dijo...

A lo mejor quiere que su hijo pequeño lleve una estilo a lo profesor Bacterio.

suri kata dijo...

Es el famoso método runrun o "del convencimiento por aburrimiento". Yo también lo practico.

Alfor dijo...

¿Y su padre de usted qué opina? ¿O es como en mi caso, que la esposa tiene voto de calidad sobre los cortes de pelos de los hijos?

GUANDARRRR dijo...

Me siento identificada Capi. Hoy he ido al médico por no oír a mi respectiva, aunque sabía perfectamente que tenía que tomarme 3 ibuprofenos al día y la doctora me ha mirado como diciendo: "¿y para qué vienes?"

Ginebra dijo...

Bah, no le haga caso. A mí me pasa lo mismo. Acostumbrada a que mi hija mayor tardara mucho en comer cuando era chica, cada vez que le digo algo (sea lo que sea) añado: "y termina ya!". Al principio me protestaba pero ya no hace ni caso, claro.

Achab dijo...

Anónimo:

Lo de la barba ya ni lo oigo.

Cattz:

No, a mi madre le van los marines. Rasurados y con el pelo a cepillo.

Suri:

Pues es una peste de método. Induce al suicidio.

Alfor:

El padre lleva 30 años cortándose el pelo como dice su muejr, así que nada dice.

Guandarrrr:

Por la paz que aporta, coñe.

Ginebra:

Mi madre es más de: "venga, venga, venga..."

Vampi dijo...

Pues dese por cortado. El pelo digo. Mas o menos tan claro como lo tuvieron los cartagineses.
(Que por cierto estuve alli mismo hace un par de meses y hay que ver que pocas piedras dejaron los romanos y lo creativos que son los lugareños para hacerte creer que alli había algo...)

Esther Hhhh dijo...

Ains Capi, Capi... A veces me parece que sois un poquito masoca. ¿Y en vez de hacer insistir tanto a la pobre mujer, y además sufrir la coletilla a todas horas, digo yo, por qué no os cortais el pelo? Jejejeje...

Besos