domingo, octubre 23, 2011

Peligro

Todo el mundo lo dice. El megatrancazo que arrastro esta semana me ha regalado -siquiera de modo transitorio- una voz grave, cazallosa y siniestra que resulta a un tiempo, varonil, atractiva y peligrosa. Una voz, en definitiva, más apropiada para Philip Marlowe que para un picapleitos de la calle Arenal.

Eso sí. En una cosa, la voz no miente. Soy peligroso. Mis bacilos vienen fermentados después de criar en el cuerpo de veinte abogados. Acercarse a mí en mi actual estado supone arriesgarse a pasar una semana entera sudando la gripe en casa.

2 comentarios:

Carmen dijo...

Miedo me da leerle...

lacubanadeldíatalylahoratal dijo...

¡JA!...oh, lo siento...