lunes, junio 06, 2011

Plegarias atendidas

Llevamos tres días con obras encima del despacho.

El primer día golpeaban las paredes con un mazo y todos suplicábamos que acabaran de una vez.

Se nos concedió. Al día siguiente, una taladradora sustituyó al martillo perforándonos el cerebelo. Todos pedimos entonces el retorno del mazo.

Hoy, un obrero le daba al mazo y otro le daba al taladro.

Para mañana hemos pedido una bomba de hidrógeno. Cuanto antes se acabe el sufrimiento, mejor para todos.

5 comentarios:

Lucy dijo...

careful what you wish for...

petete dijo...

Si sobrevivís a la bomba de hidrógeno, os queda lo que es para mí lo peor.

¡La cortadora de baldosas y azulejos!

Carmen dijo...

Petete, no seas malvado. Déjale soñar.

Anónimo dijo...

Gracias!

Achab dijo...

Soy un avíctima de mis deseos. Lo d ehoy ha sido peor