martes, junio 07, 2011

Derroche

El procedimiento para subir a los altares está minuciosamente reglamentado: para llegar a beato es necesario realizar un milagro, para ascender a santo se necesitan dos.

Así pues, lo que ha hecho san Josemaría Escrivá de Balaguer, que ya tiene la santidad consolidada con pluses y trienios, al aparecerse en una papeleta de ERC y anularles el voto decisivo para el ayuntamiento de Gerona, es un derroche.

Un derroche de mala leche, dicho sea de paso.

1 comentario:

Carmen dijo...

¡Qué bueno!