miércoles, abril 02, 2008

Aquam dare


En la antigua Roma la expresión "aquam dare" tenía dos significados. El primero, literal y evidente: proveer al prójimo de agua. El segundo, metafórico y elíptico, requiere de una breve explicación.

Los abogados romanos acostumbraban a enrollarse más que la pata de un ídem. Para evitar que los procesos se eternizaran con tan prolijas alocuciones, se optó por fijar una duración máxima a las mismas. Marcábase el tiempo con una clepsidra, modo fino de nombrar al reloj de agua y, de este modo, "dar agua" adquirió un segundo significado: conceder a una persona la oportunidad de explicarse.

La Generalitat de Cataluña anda muy necesitada de agua. Necesítala en su estado líquido para rellenar el cauce del Llobregat y no tener que cerrar los grifos de Barcelona. En sentido metafórico, en cambio, la precisa para explicarnos a todos por qué tomar agua del Ebro es un crímen ecológico y soplárserla al Segre una sabia medida de política hidrológica y territorial.

Agua les queda poca. Morro lo podrían exportar.
.

3 comentarios:

Nepomuk dijo...

jejeje bueno...eso forma parte del caracter eppañol. Ya sabes... "Como alcalde que soy, os debo una explicación y esa explicación... os la voy a dar"

Achab dijo...

Qué va, estos directamente enchufan la tubería y que sea lo que Dios quiera.

Vir dijo...

Será que al Segre lo verán más pequeño e insignificante y por eso, si cogen lo que van a coger, no se notará nadita de nadita...
Seguro, que es eso.