miércoles, julio 21, 2010

En esta vecindad

Vecino al dramaturgo riojano Manuel Bretón de los Herreros, vivía un doctor en medicina apellidado Mata. Harto de que los amigos del literato lo despertaran a altas horas de la madrugada, el galeno colgó un cartel en su puerta con el siguiente pareado:

"En esta mi habitación
no vive ningún Bretón."

Amoscado, el plumífero respondió con una redondilla memorable:

"Vive en esta vecindad
cierto médico poeta
que al pie de cada receta
pone "Mata". Y es verdad".

Se nota que era el siglo XIX por lo mucho que gustaban de hilar rimas...
.

En el XXI se estila más protestar en prosa.

6 comentarios:

Epi´tá_frío dijo...

Y yo que me preguntaba por qué en eso de las obsesiones eso de ser bonito se vuelve feo...ya. Lo que me parece muy propio es eso de especificar, no vaya a ser que a algún listillo le de por preguntar por el médico, y si no está pues entonces ver si los menjurjes no han salido. Digo, hay que evitar ser prosa_ico..

Epi´tá_frío dijo...

Y hablando de menjurjes, ¿esa crema de calabaza tuya deja las nalgas como las de un bebé? Porque si es así ya me veo haciendo pedido... de crema, por supuesto.

petete dijo...

A grandes males....grandes letreros

Por cierto, muy buena la historia del dramaturgo y su vecino el médico

Lucy dijo...

genial!

Achab dijo...

Epi:

La crema de calabaza se administra por vía oral y deja el estómago muy satisfecho.

Petete:

Una de mis favoritas.

Lucy:

Merci beaucoup.

Epi´tá_frio dijo...

Ah ya... comprendo; el efecto deseado se da a la salida y no a la entrada. De acuerdo. Capi, no olvide patentarlo.