lunes, mayo 16, 2011

Como un mono

"Otras partes del mundo tienen monos.
Europa franceses. Lo uno compensa lo otro."

Arthur Schopenhauer.


Una prudente voz en mi sesera me susurra que tal vez fuera más prudente obviar el feo y libidinoso asunto del señor Strauss-Kahn en tanto la justicia no aclare la realidad de los hechos. A fin, de cuentas, una historia que comienza con el director gerente del FMI saltando en pelotas sobre una limpiadora de hotel igual podría terminar en un burdo intento de chantaje que en un tragicómico descenso a los infiernos por la escalera de los gorilas lujuriosos.

No obstante, voy a correr el riesgo. La imagen del político enloquecido blandiendo a modo de cachiporra su sardina deshuesada es demasiado desagradable y potente como para arrinconarla en la nevera. Así pues, hablemos de franceses incontinentes... y de monos capuchinos.

Hace unos pocos años, Keith Chen, un prometedor economista de la Universidad de Stanford cogitó una original y provechosa idea: enseñaría a unos cuantos monos capuchinos el uso del dinero para, de seguido, comerciar golosinas entre los simios. De este modo, el avispado científico pretendía eludir algunos de los inconvenientes que presenta la investigación con humanos, no siendo el menor de ellos la irritante tendencia del hombre a intentar parecer mejor de lo que es cuando un señor con bata blanca le observa tomando notas.

Los primeros días del experimento fueron notablemente exitosos. Tan pronto como los monos aprendieron que era preferible intercambiar monedas por golosinas a emplearlas como proyectiles, su actividad comercial comenzó a aportar interesantes resultados: los monos reaccionaban racionalmente a las variaciones en el precio, experimentaban una irracional "aversión a la pérdida" previamente detectada en inversores humanos, mostraban espontáneos arrebatos altruistas... En definitiva, los monitos se comportaban de un modo sorprendentemente humano.

Tal vez demasiado. En cuanto tuvieron oportunidad de hacerlo, los monos machos abandonaron esta rama del comercio. A fin de cuentas, a un capuchino adulto y viril hay una cosa que le gusta mucho más que llenarse la andorga y algunas hembras del grupo estaban más que dispuestas a intercambiar monedas por cariño. Ven aquí mi amol que te voy a enseñal lo que es una mona... Visto el cariz que tomaba la economía en la jaula de los macacos, el experimento quedó suspendido sine die. No era cuestión de permitir que algún adorable monito se metiera a mafioso, traficante de drogas o concejal de urbanismo.

En cualquier caso y regresando al francés desenfrenado... ¿de verdad que al director gerente del Fondo Monetario Internacional no le da la sesera para discurrir, en un momento de rijoso apuro, el expediente que tan rápido improvisaron los monitos capuchinos para aliviar el suyo?

¡Señor, en qué manos estamos! Porque dónde andan las manos ya lo sabemos muy bien.

24 comentarios:

Lucy dijo...

investigaré el hecho que propició su post, Capitán, ya que lo desconocía un saludo

Lucy dijo...

ya lo he visto...desagradable imagen la de la sardina deshuesada...

Anónimo dijo...

Uffff, que corte la pobre mujer de este cochino...

Hans dijo...

Lo cierto es que todo tiene tremendo aspecto de montaje... aunque por otra parte no se puede obviar la desaforada cantidad de rijo del Sr. Strass-Kahn.
Lo dicho: no me pronuncio en asuntos sub iudice.

google dijo...

de verdad que al director gerente del Fondo Monetario Internacional no le da la sesera para discurrir, en un momento de rijoso apuro, el expediente que tan rápido improvisaron los monitos capuchinos para aliviar el suyo?
travel kuala lumpurBay Area Movers

Akai_Tsuki dijo...

¡Señor, en qué manos estamos! Porque dónde andan las manos ya lo sabemos muy bien.
Salt Lake City Car Accident Attorneyswebsites for beginners

Enricque dijo...

Thousands of dōgu have been featured in Doraemon. The number of dōgu has been approximated at 4,500. It is this constant variety which makes Doraemon popular even among adult readers/viewers. In the series, the availability of dōgu depends sometimes on the money Doraemon has available, and he often says some dōgu are expensive in the future.new york limousinepengekasse

Plasma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Plasma dijo...

We are an RYA powerboat training school offering RYA powerboat courses and adventure days on the water. We offer the very best combination of experienced instruction and unbeatable boats to ensure our clients receive the finest powerboat instruction available anywhere...
Powerboat Training Coursesacid stained concrete southlake

Plasma dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Lucy dijo...

Thank you again :)



ipod nano accessoriesIT Support

Huỳnh Quốc Thái dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
heobeo dijo...

nice



best steakhouseBottle Opener

bạn park dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Heroisthai dijo...

For a few horrible seconds he had feared that the hat was going to put him in Slytherin, the House that had turned out more Dark witches and wizards than any other
forumlinkbuilding companyDisplay Racks

My Friend dijo...

Sorting from the staff table, his long silver beard and half-moon glasses shining brightly in the candlelight. Several seats along, Harry saw Gilderoy Lockhart, dressed in robes of aquamarine. And there at the end was Hagrid, huge and hairy, drinking deeply from his goblet.
designer homes brisbaneCool girls hoodies

Leon dijo...

He waited for them to laugh; a few people smiled weakly.
“I see you’ve all bought a complete set of my books — well done. I thought we’d start today with a little quiz. Nothing to worry about — just to check how well you’ve read them, how much you’ve taken in —” celebrity gossipkush potpourri
When he had handed out the test papers he returned to the front of the class and said, “You have thirty minutes — start — now!”

David dijo...

He cast an amused eye over Fawkes and the Sorting Hat, then walked away. Harry, fear spreading up his numb legs, watched Rid¬dle stop between the high pillars and look up into the stone face of Slytherin, high above him in the half-darkness. Riddle opened his mouth wide and hissed — but Harry understood what he was say¬ing. …
“Speak to me, Slytherin, greatest of the Hogwarts Four.”
Harry wheeled around to look up at the statue, Fawkes swaying on his shoulder. peinados de fiestabidding software
Slytherin’s gigantic stone face was moving. Horrorstruck, Harry saw his mouth opening, wider and wider, to make a huge black hole.

sunghajung dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
the end dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kratos12343 dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
kratos12343 dijo...

hawaiian noni
janitorial equipment louisville

Enricque dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CHAOS KNIGHT dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.