sábado, mayo 19, 2012

Resurrección

La resurrección, acto de considerable tradición divina, tiene sus propios usos y costumbres. Entre ellas, no es la menor propinarle un buen susto a los discípulos. De modo que ¡buuuuuuu! y ténganme por regresado al mundo de los vivientes.

14 comentarios:

Er-Murazor dijo...

Bienvenido de vuelta, Capitán. Sepa usted que es profundamente añorado.

Abisal dijo...

Sí, sí, añorado sí, pero a mí me enseñaron que a los que resucitan hay que pegarles un tiro en la cabeza pa que no muerdan y eso.

Ana dijo...

por fin¡¡¡¡

Sonia Ferreiro dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
PRIMAVERITIS dijo...

Hay que meterle el dedito en heridas supurantes?

Happyhamsterhop dijo...

Bienvenido de nuevo, oh Capitán!

Babunita dijo...

Aleluya!

Anónimo dijo...

Pues sera el sereno, pero yo como Santo Tomás, hasta que no vea su próxima publicación creeré que esto fue obra de un "bot"... Y solo por no dejar capi, que conste que yo reclamo para mi las sábanas de su resurrección, santas o no...

Estrella dijo...

¡Bien!

Anónimo dijo...

Qué susto me había llevado!!!!

Tesigo dijo...

De entrada, cuenta la muerte y resurrección.
Eh!, pero en versión no mística.
Que sea creible para un pobre pescador.

el nom de la rosa dijo...

Me alegro un montón de su resurrección, Capitán, yo que soy de poca fe ya tenía la tecla Supr a punto.

T dijo...

A esta discípula le ha pillado la resurreción, tan esperada, fuera de juego y se ha enterado con casi una semana de retraso, pero me he llevado un alegrón, querido.

Anónimo dijo...

ALELUYA no sabe usted la alegría que he tenido al volver a entrar y ver que seguía vivo.