martes, noviembre 23, 2010

¡Bum!


Esta mañana el ejército de Corea del Norte ha bombardeado la isla surcoreana de Yeonpyeong. Con los obuses, los norteños han dejado una explicación de su belicosa actitud: no piensan tolerar que sus vecinos del sur se pasen la frontera por su amarillo arco del triunfo.

Dado que la frontera no ha cambiado en los últimos cincuenta años y los bombardeados estaban en una isla sólo cabe una explicación: los muy ladinos estaban empujando la isla hacia el norte.

Menos mal que el camarada líder está a la que salta, porque es sorprendente la perfidia del demonio capitalista.

2 comentarios:

Epi´tá_frio dijo...

Cierto, Dios salve al buen Kim Jong-il y ahora que este santo varón ha salvado al mundo del inmundo capitalismo no queda más que invocar la ley del karma: Que alguien salve al mundo de este glorioso adalid -que hace honor a su etimológico proceder... por ser un gran cabr... digo carnero-

petete dijo...

Yo, lo que diga Alejandro:

http://es.wikipedia.org/wiki/Alejandro_Cao_de_Ben%C3%B3s


http://www.forocomunista.com/republica-popular-democratica-de-corea-f65/entrevista-a-alejandro-cao-de-benos-t929.htm