miércoles, diciembre 24, 2008

Exploradores

Para descubrir las fuentes del Nilo, Richard F. Burton y John H. Speke tuvieron que patearse durante cuatro penosos años los rincones más ignotos e insalubres del África negra.

Para descubrir el bosque perdido de Mabu, Julian Bayliss y Jonathan Timberlake sólo han tenido que echarle un vistazo al Google Earth.

Correrán malos tiempos para la lírica. Para la épica resultan por completo desastrosos.

3 comentarios:

lacubanadeldíatalylahoratal dijo...

...este...felicidades (si procede, claro)

Vir dijo...

Ahora ni las aventuras son aventuras. Esto demuestra que si quieres perderte un rato en el planeta tierra no lo vas a conseguir, está visto.

Achab dijo...

Cubana:

Procede, procede.

Vir:

Si te escondes cuando pasa el satéñite a lo mejor lo logras.