martes, diciembre 02, 2008

Tapas

A la vuelta de la Academia, un avezado opositor nos ha guiado a un recóndito bar de su confianza. Para acompañar nuestras seis cañas, la casa ha invitado a seis parrochas, seis montaditos de bacon, una cazuela de patatas y un bol de aceitunas.

- ¿Y en este bar son siempre así de generosos?

- No. Sólo cuando se les está pasando la comida.

No hay nada como los guías con experiencia. Siempre saben dónde resulta más barato contraer una salmonelosis.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

no sé que es una parrocha, pero el resto al menos no lleva huevo...uffffffff

Miss Missing dijo...

Yo que tú ¡Contente! ¡Contente! Que las navidades están cerca y pasarlas en el hospital por una cagalera no es para nada anecdótico.

koala dijo...

Pero Capitán,
¡SOMOS HOMBRES, O NO SOMOS HOMBRES!

A comerse lo que le echen, sin milindradas de cagaleras

mjjulieta dijo...

puedes presumir de guía autointelectual (lo dice ahora mismo una señora en la tv)

no te pongas malo, anda.
besitos.

Achab dijo...

anónimo:

Las parrochas tampoco.

Missing:

A mí me daría para una historia.

Koala:

Somos hombres, el Chrzan me lo como a puñados.

Mjjulieta:

Auntointelectual. Mola

lacubanadeldíatalylahoratal dijo...

...Y todos contentos

Calabria dijo...

Pringaossss, en Granada por lo menos SI son así de generosos