jueves, enero 01, 2009

Naufragios y Comentarios

"I am monarch of all I survey;
My right there is none to dispute;
From the centre all round to the sea

I am lord of the fowl and the brute"(1)
.
The solitude of Alexander Selkirk
W. Cowper



La imaginación no es cualidad imprescindible para prosperar en la armada. Cuando, en 1574, el marino español Juan Fernández topó con dos islas de razonable tamaño a seiscientos kilómetros de las costas de Chile bautizó la más cercana al continente con el prosaico nombre de "Más a Tierra". La más alejada, naturalmente, paso a ser conocida como "Más Afuera".

Siglo y medio más tarde, un marinero escocés de nombre Alexander Selkirk fue abandonado por sus compañeros de viaje en la inhabitada isla de "Más a Tierra". Fue aquel abandono mayor indicio de fortuna que señal de desventura: el navío naufragó sin completar el viaje pero Selkirk sobrevivió cuatro años en absoluta soledad.



La peripecia del escocés, famoso tras su rescate, inspiró la célebre novela de Daniel Defoe "La vida y las extrañas y sorprendentes aventuras de Robinsón Crusoe de York, marinero, el cual vivió veintiocho años en completa soledad en una isla inhabitada de la costa de América, cerca de la desembocadura del gran río Oroonoco (sic) tras haber sido arrojado a la costa por un naufragio en que perecieron todos los hombres salvo él. Incluye un relato de cómo fue, al fin, extrañamente rescatado por unos piratas. Escrita por el propio Robinsón Crusoe."(2) El talento de Daniel Defoe para la síntesis, dicho sea de paso, es comparable al que tenía Juan Fernández para nombrar islas. Cómo se reprimió el escritor londinense de mencionar en el título a Viernes, el caníbal adoptado por Crusoe, es cosa que todavía me sorprende.

Una de las pocas ventajas que tiene dormirse la Nochevieja de cabo a rabo es que, si pones un pie en la calle antes de las doce y media puedes experimentar cómo se sentía Selkirk en Más a Tierra o Robinsón en su islote junto al Oroonoco.

Tentado he estado de secuestrar un salvaje, cristianizarlo a collejas, llamarlo Jueves y llevármelo a casita para que barriera el suelo y me preparase el almuerzo al estilo oroonoqués. Desgraciadamente, los pocos salvajes había en la calle, estaban demaisado entretenidos orinando farolas como para ponerlos a cocinar.


-ooOoo-

(1) En traducción libre: "Soy el rey de todo en derredor; / ¿mi derecho quién podrá disputar? / Del centro de la isla hasta el mar / soy de aves y bestias señor."


(2) "The Life and strange Surprising Adventures of Robinson Crusoe of York, Mariner: Who lived Eight and Twenty Years, all alone in an un-inhabited Island on the coast of America, near the Mouth of the Great River of Oroonoque; Having been cast on Shore by Shipwreck, where-in all the Men perished but himself. With An Account how he was at last as strangely deliver'd by Pyrates. Written by Himself Robinson Crusoe"

8 comentarios:

Be dijo...

Yo también observé esa tendencia en algunos salvajes a lo largo de la noche. What is it with men and peeing in the streets?

Noa dijo...

Si quieres un salvaje para esclavizar, en mi barrio hay muchos.. y todos (o casi) proceden de la misma tierra de Viernes.

Vir dijo...

Sipi incivilizados hay muchos me temo, todos los días salen por el telediario.

Achab dijo...

Be:

Es una actividad libre de colas. De colas de las de esperar, al menos.

Noa:

¿Del Oroonoco?

Vir:

En el Telediario huelen mejor.

Be dijo...

No sé, Capitán, eran muchos salvajes. ¿Tantas farolas hay?

Achab dijo...

Muchísimas.

Lek dijo...

Pues tengo entendido que por una de esas islas se asegura que hay cierto tesoro que nos sacaría de pobres a unos cuantos (si no recuerdo mal, el tesoro del capitán Kidd).

Anónimo dijo...

...please where can I buy a unicorn?