miércoles, febrero 10, 2010

Ahora lo ves, ahora no lo ves

"En los terribles años de Yezhhov hice cola durante siete meses
delante de las cárceles de Leningrado[...]"

Ana Ajmatova


Nikolai Ivanovich Yezhov fue el siniestro director del NKVD -la policía política de Stalin- durante la gran purga que el tirano soviético orquestó entre 1936 y 1938. Terminado el trabajo sucio, el benévolo y agradecido Secretario General del PCUS consideró conveniente deshacerse de tan desagradable colaborador y lo mandó detener, torturar y ejecutar.

Además del justificado alivio de sus víctimas potenciales, la muerte de Nikolai Ivanovich tuvo un sorprendente efecto secundario: su simiesca figura desapareció de las fotografías oficiales.


A don Jaime de Marichalar Sáenz de Tejada, yerno cesante del Rey Juan Carlos, no se le conoce más crimen que dejarse retratar con unos pantalones horrorosos. Así y todo, su destino fotográfico ha sido el mismo que el del camarada Yezhov: al poco de divorciarse ha mutado una foto en la dirección electrónica de la Casa Real.


Al menos han tenido la decencia de posar de nuevo y no limitarse a tapar al purgado con un candelabro de bronce.

De todos modos, ándese con ojo, don Jaime. Si un desconocido le ofrece un viajecito a Siberia, responda inmediatamente que no.

7 comentarios:

Enrique Acebes dijo...

Jo. Cuando he empezado leyendo sobre un sicario que resultó incómodo y le dieron pasaporte, lo primero que he pensado es "hala, post sobre Garzón". A fin de cuentas, es un tipo que machacaba a la camarilla de Felipe y era adorado por el PP, y cuando dejó de hacerlo empezaron a pedir su cabeza.

En la acera de enfrente, lo mismo, pero con taquiones.

petete dijo...

deja vú: http://www.minutodigital.com/noticias2/3194.htm

petete dijo...

Así mejor

Efe Morningstar dijo...

Sabes que ya han retirado su monigote de no-recuerdo-qué museo de cera, ¿verdad?

Alfor dijo...

Bueno, hacer desaparecer a don Jaime será más díficil, no en vano es un mastuerzo de dos metros. Yeschov era una birria de metro cuarenta (en los que, cierto es, cabía muy mala leche).

Embajador en el Infierno dijo...

Hombre capitán, admita usted que con esa triple cornamenta que le pusieron al pobre Marichalar en la foto antigua, en la nueva sale bastante más favorecido.

Vamos, que si yo fuera él habría exigido hace tiempo el ser eliminado de tan infausta foto.

Achab dijo...

Acebes, Petete:

Ayer era día de mucho taquión.

Efe:

Pobre hombre, no le dan respiro.

Alfor:

Yezhov era un enano sádico con bastante peligro, pero, ciertamente, no era difícil de ocultar.

Embajador:

No sé, esta gente siempre ha sido mucho d esalir en la foto. Lo mismo no le ha hecho tanta gracia.