viernes, marzo 05, 2010

Ocupado


Cuando se deja libre un retrete público es aconsejable apagar la luz del cubículo y dejar entreabierta la puerta. Si no se procede así, cabe la posibilidad de que el siguiente usuario sea tan tonto de quedarse esperando un buen rato a que salga alguien de un habitáculo vacío.

Muchas de las cosas que sé las he aprendido por listo. Esta es una de las pocas que he aprendido por tonto.

8 comentarios:

raul dijo...

Se ve, capitán, que por las latitudes donde usted mora la educación va por delante.

En mi tierra, sin embargo, más vale echar el pestillo y, si la necesidad concreta lo permite, apuntalar bien la puerta del retrete público con brazos y/o piernas para que no entre ningún convecino.

Le garantizo que para el oriundo de aquí, una puerta cerrada con la luz encendida no tiene por qué significar que ya hay un usuario dentro.

si, bwana dijo...

Muy cierto; uno que yo me sé, manchó calzoncillos y pantalones por cometer ese error.
Lo que dice "raúl" solía hacerlo yo cuando estaba en el colegio mayor.

suri dijo...

Otra cosa que suele funcionar es llamar con los nudillos a la puerta y poner la oreja. Se ahorran unos minutos que pueden ser cruciales.

HVN dijo...

Hmmm, baños públicos. Depende de donde estén mejor no entrar, y eso ya te lo enseña el sentido común, o el sentido del olfato, según se tenga uno u otro más desarrollado.

Chasky dijo...

Lo importante es aprender de estas cosas. Aunque a veces podemos pasarnos de listos y abrir la puerta todo confiados y encontrarnos a un humano con los pantalones por los tobillos pariendo mulatitos.

Anónimo dijo...

En mi tierra la costumbre es agarrar la manivela y empujar este cerrada o no la puerta. Da igual ellos arremeten como si fueran a invadir Polonia. Lo peor, cuando el susodicho pestillo no esta en condiciones o funciona muy mal. Y en más de una ocasion he gritado " a ver si aprendemos a llamar antes de empujar ¡¡¡¡ "
En una ocasión él baño era público si, pero definido por sexos y entro un señor completamente decidido a la invasión. Ni pido disculpas ni nada y eso que el baño tenia como 20 letrinas más.
N

Marga dijo...

A mi lo que con frecuencia me cuesta saber es cual es el baño de las chicas. Antes las ponian con faldas y a ellos con chistera y ya diferenciabas pero ahora la señalética ha avanzado tanto que me pierdo...

Saludos

Achab dijo...

No sé qué imagen me da más miedo. La del parto d elso mulatos o la del invasor de Polonia con cagaleras.

Mejor salir de casa sin necesidades pendientes.