miércoles, marzo 03, 2010

Cadenas al cuello

"Como alcalde vuestro que soy, os debo
una explicación, y esta explicación
que os debo, os la voy a pagar."
.
Bienvenido Mr. Marshall


Desde el momento mismo en que el juez Eloy Velasco dictó un auto que apuntaba indicios de colaboración entre la República Bolivariana de Venezuela y la organización terrorista ETA, bien claro estaba que, si no se abría la caja de los truenos, se abriría el cajón de los rebuznos.

No es de buena educación que un país socialista y hermano se dedique a rascarnos la espalda con el puñal de Bruto, de modo que nuestro gobierno, socialista también aunque bastante primo, ha pedido explicaciones al camarada Hugo Chávez. El venezolano se ha excusado con bolivariana claridad: la culpa es nuestra, que vemos terroristas por todas partes, las investigaciones judiciales son resabios del colonialismo y el auto un intento disimulado de colgarle cadenas al cuello.

¡Cadenas al cuello! ¡Qué bien que nos conoce este hombre!

Si se tiene en cuenta la berroqueña firmeza que usa el ejecutivo español con los enemigos del Estado, bien haría el bolivariano en acostumbrar su cerviz al peso. A la mínima ocasión que se presente, nuestro gobierno lastrará su cuello con la cadena de una gruesa medalla.

3 comentarios:

suri kata dijo...

¡Esa cadena! ¡Exprópiese!

petete dijo...

Usar el fantasma del colonialismo da tantos réditos como usar el fantasma de Franco.

Si es que Dios los cría....

Achab dijo...

Suri:

Sí, comandante.

Petete:

Y ellos nos patean el culo.