miércoles, septiembre 01, 2010

Escalafón

Como preludio a mi vida laboral, la encargada de recursos humanos me ha explicado cuál es mi lugar en el departamento.

La parte buena es que es sencillo de recordar. La mala es que, si el último mono tuviera un asistente personal, yo sería el encargado de despiojar a su secretario.

A partir de ahora, sólo puede ascender. A menos que alquile una tuneladora, claro está.

4 comentarios:

suri dijo...

Jo.

Auriga dijo...

¿Te ha enseñado ya los grilletes?

Esther Hhhh dijo...

Capi, siempre quejandoos... Si es queeeeeee... ¿Y no os habéis planteado que quizá el asistente, sea en verdad una asistenta personal, rubita, como a vos os gustan, y encantadora? Seguro que entonces, despiojarla ya no os parece tan triste.... Claro que más que despiojarla, por vuestro bien y el futuro de una relación sin precedentes en vuestra historia, yo os aconsejo que os decantéis por masajes con aceite aromático y hermosas noches a la orilla de la ría con caricias y otros mimos...

Volviendo al trabajo, pensadlo bien: En todas las películas donde salen millonarios con sus respectivos hijitos de... (papá), el papá en cuestión les pone justo en donde a vos y les incita a conseguir ascender por sus propios medios y así aprender cómo funciona la empresa desde lo más bajo... ¿Y si vuestro jefe es... no sé, un padre oculto que no sabíais que teníais, o un tío que no tiene hijos y os ha contratado, manteniéndose en el anonimato, para que en un futuro seais vos el que dirija el bufete (o lo que sea la empresa en sí)?¿y lo que vais a aprender? Cuando en un futuro muy inmediato os hagáis con el mando (no espero menos de Mi capi, Oh Mi Capi) sabréis como funciona desde los cimientos, podréis despedir a todo el que os disguste, y además no os tendréis que preocupar por quien haga su faena porque vos, mi querido Capi, sabréis hacerlo todo!!!

Ala, ya está, ya me dejo las sustancias alucinógenas y vuelvo a mis libros... ¿pero a qué ya os gusta más vuestro puesto de trabajo?

Besitos

petete dijo...

"Partiendo de la nada alcancé las más altas cimas de la miseria"

Groucho Marx