domingo, diciembre 09, 2007

¡Victoria!

Los sultanes otomanos eran implacables con los sublevados. Cuando la rebelión estallaba en sus dominios, los líderes rebeldes eran perseguidos con metódica paciencia, capturados y decapitados. El proceso podía llevar meses, lustros o décadas, pero el resultado era siempre el mismo: las cabezas cortadas eran introducidas en un cántaro de miel y enviadas a Estambul para su pública exhibición.

Yo enemigos no tengo muchos. Rebeldes tampoco. La soledad monástica del opositor tiene esa ventaja. Lo que sí he tenido, durante veinte años, es un cubo de Rubik en completo desorden.

Hasta ayer. Ayer, el muy canalla, se rindió.




¿Alguien sabe cuántos sellos hay que ponerle a un puzzle para que llegue hasta Constantinopla?
.

9 comentarios:

querida_enemiga dijo...

Enhorabuena. Yo nunca lo conseguí.

suri kata dijo...

¡Muchas felicidades!

Ya que ha cogido la racha, a ver si éste se lo hace antes de fin de año.

humo dijo...

La soledad del opositor saca lo peor y lo mejor de él...
¡Enhorabuena!

mescalina dijo...

no olvides meterlo en un cantaro de miel.

Enhorabuena :-)

Esther Hhhh dijo...

Si hasta el "encantador" Vlad Tepes acabó cayendo ante los otomanos (aunque corre la leyenda que fueron soldados de su propio ejércitos quienes se lo cargaron, unas fuentes dicen que porque estaban hasta los mismísimos del Empalador, otras, porque lo confundieron con un soldado turco) ¿Cómo no iba a caer ese vil rebelde vuestro?

Aunque Capi, vuestro encierro empieza a ser peligroso: Por favor, salid a tomar el sol, que empezais a pareceros ya a Vlad... (por la palidez, digo)

¿Sellos? pues no sé, unos cuantos, aunque lo mismo podriais enviar una foto vía email y os saldría más barata, jejejeje...

Besitos

GUANDARRRR dijo...

Vaya, vaya... pero la historia no se acaba aquí... JAJAJAJA (risa malvada), porque ahora el reto está en hacerlo cada vez en menor tiempo!!

Anda que no tiene entretenimiento ni ná.

PD: este es el comienzo de una bonita amistad...

Achab dijo...

Querida_enemiga:

Si te entrenas con el peque luego es más fácil.

Suri:

Quita, quita, bastante enajenado estoy ya... aunque a lo mejor el del cuatro por cuatro...

Humo:

La peor con más frecuencia.

Mescalina:

Lo malo es que lo de la miel es una guarrada.

Esther:

Sí, sí.. tú quieres broncearme para Dios sabe qué perversidades.

Guandarrr:

Sí, y llevar una hoja excell con los tiempos... cosa qeu no he dicho que haga.

maníasmías dijo...

no es por jorobar el éxito pero hace un mes me crucé (iba sentado a mi lado) en un vagón del metro con un chaval que lo hacía... en 20 segundos...

si te consuela (que no creo) tenía pinta de sicópata. Primero desordenaba el cubo sin mirarlo. Miraba su reloj de pulsera y empezaba, clic, clic, clic. Dudaba. Volvía otra vez, clic, clic, clic... ya tenía todas las caras hechas menos una pieza, volvía a desordenarla y por fin, con un par de clics más lo completaba. Después volvía a mirar su reloj de pulsera y se quedaba pensativo...

luego lo guardó en el bolsillo y se bajó en la siguiente estación...

brrrr

me produjo escalofríos
.

Esther Hhhh dijo...

Estoo Capi, yo me uno a la idea de Suri, jijijijiijji...

Uhmmmmm no os voy a decir que haría yo con un Capi bien bronceadito, jejejeje (sonrisa maliciosa y picarona)

Besitos