domingo, noviembre 05, 2006

Los difuntos desertores

Los difuntos galaicos son de naturaleza inquieta y andariega, pues, como es costumbre en las tierras brumosas de luz difusa, abundan allí fantasmas y aparecidos. Donde, sin embargo, no existe riesgo de que los muertos deambulen es en el original cementerio litoral de Finisterre, pues de allí los difuntos, en el libre ejercicio de su voluntad post mortem, han desertado.

Resulta que, hace unos años, el ayuntamiento del lugar decidió la construcción de un nuevo cementerio que sirviera de postrero alojamiento para los fallecidos del lugar. El proyecto, se encargó a un arquitecto imaginativo que sembró en la ladera de una colina que miraba al mar cubos de hormigón de disposición y dispersión vagamente aleatoria. El camposanto le valió al arquitecto diversos premios internacionales, el aplauso del consistorio y, a lo que parece, el abucheo de los difuntos. Pues lo cierto es que, transcurridos varios años desde la inauguración ningún parroquiano ha deseado que le enterraran allí. Los difuntos, se conoce, son muy tradicionales y prefieren que les entierren junto a la iglesia.

Tiene su lógica, ya que allí la mar es tan rica en peligros como en capturas y raro es quien no ha pagado tributo con algún familiar o amigo a las crueles deidades del mar. En esas condiciones va a ser difícil encontrar quien quiera descabezar el sueño eterno con vistas a las galernas.

Luego dirán que no hay sensibilidad para el arte moderno, pero esto podía haberlo indagado el premiadísimo arquitecto antes de proyectar su creación o el Ayuntamiento antes de pagarla. Porque los cementerios son para enterrar gente, no para ganar concursos, y de momento, y parece que para largo, los blancos nichos de hormigón son los nidos de gaviota más caros de toda la cornisa cantábrica.

11 comentarios:

Fernando* dijo...

jojojo impresionante. ¿como te enteras de esas cosas?

Marga F. Rosende dijo...

Yo en mi lápida quiero un cupido rosa, ¿Serías tan amable de encargarte de que se respete mi voluntad?.
Muy agradecida

el necroscopio dijo...

Tendran que dedicarse a la importación de los muertos de las comarcas locales, digo yo, o al extranjero:alquilarlo para los americanos: esos seguro que aprecian el már cantábrico después de muertos...
Un saludo.

neblina dijo...

También he oído, que para que el sitio fuera el más espectacular, lo han situado en un sitio con un acceso complicado por lo inclinado, yo por muy bonito que sea (a mi bonito, uff no me parece) tampoco querría que me enterraran en un sitio donde mis seres queridos se jueguen la tibia y el peroné para llevarme unas flores... Además preferiría estar rodeada de otros para cantar "No es serio este cementerio" a varias voces... y no allí tan solita!

neblina dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lek dijo...

La peña es que no se entera de que las cosas deben ser funcionales. El arquitecto usa Windows, ¿verdad?

Cattz dijo...

Aqui hay un cementerio en la Playa de las Teresitas, la más cercana a S/C y está lleno. Lo que pasa es que es muy chico.

Cattz dijo...

Aqui hay un cementerio en la Playa de las Teresitas, la más cercana a S/C y está lleno. Lo que pasa es que es muy chico.

Gin dijo...

Es que los hay tiquismiquis hasta muertos, eh.

Achab dijo...

Fernando*:

Esta salió del periódico.

Marga:

Hecho.

Jatqlz:

Oye, esa idea es buenísima: convoyes de cadáveres para Galicia.

Neblina:

Muy práctico, muy práctico.

Lek:

Fijo.

Cattz:

Es que los canarios sois más modernillos.

Gin:

Lógico, luego te toca salir con la Santa Compaña y se tienen que bajar hasta allí. No es serio, hombre.

suri kata dijo...

El sitio se las trae.