miércoles, mayo 21, 2008

La falsa moneda

Allá por la Edad Media y el primer Renacimiento, falsificar moneda era uno de los más graves delitos que penaba la ley. Apiolar a un paisano era grave, por supuesto, pero gente sobraba y, si no los liquidaba el vecino, lo más probable es que se contagiaran de cualquier cosa y la espicharan igual. Falsificar moneda, en cambio, atentaba contra el real privilegio de acuñar dinero y se castigaba, por tanto, como traición.

Si la práctica penal de la época era, de por sí, un compendio de horrores, cuando los alguaciles echaban mano de un falsificador, se esmeraban con gusto en hacerle penosa la mudanza al otro barrio. Para que se hagan una idea, en el puerto hanseático de Hamburgo, que eran gente de orden y paz, ponían una perola de agua a fuego lento y cocían al falsario hasta dejarlo al dente.

¿Excesivo? Sin duda, pero tenía un cierto efecto preventivo ya que no lo tenía rehabilitador. Seguro que, en el Hamburgo del siglo XV, sólo se atrevían a pasar moneda bastarda los más perniciosos criminales y encallecidos perdularios. En cambio, en el Madrid del XXI, se cita un honrado servidor de ustedes con una linda muchachita rubia de ojos verdes, descúidase un rato y ¡zas! le cuelan una moneda qatarí sin curso legal en España.



Voy a tener que ponerme severo antes que la mozuela le coja gustillo al crimen. La próxima vez que la vea, no llevo flores.
.

11 comentarios:

criaturilla dijo...

Ajá! Flores....eso pone de manifiesto que tienes animus ligandi...

Hans dijo...

... y constituirse en recipiendario de 'falsa monea' (dic), criturilla, no lo desdeñe V. Evidentemente, concurre un poderoso 'animus pillandi' que no se lo salta un gitano.

Anónimo dijo...

Estimado Capitán;
estas son las verdaderas hazañas del famoso Capitán Achab, como bien se sabe conocido allende los mares procelosos de internetaria, aunque cuando hay que ponerse en la situación de tener que pasar por esos mares conocidos por Ulises, los susodichos cánticos y silbidos de sirenitas de verdes ojos haga que se nos arrebata tan insígne bucanero.

saludos piratas mi capitán
JodyDito

Anónimo dijo...

¿Retiro provisionalmente a mi prima del tapete?

Ginebra dijo...

Bah, hombre, por una monedita de nada...

blondie dijo...

No valdrá aquí, pero la encuentro una moneda preciosa, mucho mejor esas palmeras y ese velero que las típicas caras de governantes.

Anónimo dijo...

¿Acaso pagaba ella por sus 'servicios'?

Yan Liu

happyhamsterhop dijo...

Cómo dice Blondie, la moneda es bonita. Y además, lleva un barco: un barco para un Capitán!

Achab dijo...

Criaturilla, Hans:

Animus perfectamente legal y, dado el caso, ademá sprocedente.

Jody:

Cantar no me ha cantado nada de momento.

Cattz:

Tu prima se retira sola, que nunca a la vista se pone. Por cierto, tienen un considerable parecido ambas a dos.

Ginebra:

25 dirhams del ala.

Blondie:

Será que el jeque del lugar es muy feo.

Yan Liu:

No, sino las vueltas de la pitanza. En cualquier caso, le espero con un padrino a las cuatro detrás de las tapias de los recoletos.

Happyhamsterhop:

Una barquita de pesca, más bien.

Esther Hhhh dijo...

Vamos a ver Capi ¿vos pagastéis la comida (o cena) y el camarero os devolvió la moneda en cuestión? No entiendo como tuvo que ver la rubia en esto.. Aparte de distraeros, pero eso no es culpa de ella, Capi, más bien es culpa vuestra, que os perdéis en cuanto una rubia de ojos verdes se os cruza en el camino... Y mirad que os he aleccionado sobre la conveniencia de las pelirrojas, pero no hay nada que hacer con vos, aish...

Besitos, en cualquier caso. Ah, y una cosa, os lo tenéis merecido, pro andar con rubias de ojos verdes (ojos verdes traicioneros, dice la canción, os recuerdo)

Achab dijo...

Esther hhhh:

La nena me pagó su parte en moneda falsa.