martes, diciembre 29, 2009

El Increíble Hombre Menguante

Acabo de comprobar que mi originalidad no tiene límites: soy el único ser humano que pierde peso entre Navidad y Año Nuevo.

Espero que la gastroenteritis no se considere dopaje.

10 comentarios:

Luis dijo...

Espera usted mal...dopaje biológico a base de Salmonellas!!!

iRiSë dijo...

jajaja si no fuera por la gastrontetitis te pediría el secreo :P

estrella dijo...

no es mala táctica... ánimo!

si, bwana dijo...

Pues sí que es original, pero lamento decirle que con la gastroenteritis lo que se pierde es agua.

petete dijo...

El padre de una exnovia mía, decía que la mejor forma de adelgazar era comiendo cocido (con su pringá y resto de avíos) al menos una vez a la semana.

Y viendo la buena planta del hombre....hhmmm...sería diarrea?

Grénmabar dijo...

¿El único? JA, JA Y JA

Y ja.

Yo adelgazo SIEMPRE en Navidades y sin gastroenteritis.

Palabra.

Mejórate.

Cattz dijo...

Me declaro inocente!!! Comí lo mismo que tú y estoy bien XD

Aurora dijo...

Eres original y encima eres capaz de evitar incómodas comidas familiares con elegancia.

Fernando dijo...

Hummm... A saber los excesos que cenarías en Nochebuena.

En todo caso, ¡feliz 2010!

Achab dijo...

A toda la tripulación:

Bueno, creo que de esta me libro. Y aestoy más o menos recuperado.