lunes, abril 05, 2010

Chicle


Hay gente cuya falta de higiene y modales sonrojaría a una piara de chanchos. Legión son, por ejemplo, los aficionados al chicle que usan cualquier superficie ajena, horizontal y discreta para abandonar su chuchería después de usarla. Dado que la cara inferior de una mesa de biblioteca reúne los mencionados requisitos de ajeneidad, horizontalidad y discreción, no es de extrañar que el otro día regresara a casa con un rodal de chicle rancio adherido en la pernera.

Afortunadamente, mi padre sabía qué bastaba un poco de disolvente para solucionar mi infortunio. No tardó en comunicármelo:

- Tú vete quitando los pantalones que yo voy por el alcohol.

Es posible que no exista otra ocasión en que la frase pueda sonar inocente y apropiada. Me lo dice en un contexto diferente y me paso el resto de la vida en la consulta del psiquiatra.

7 comentarios:

criaturilla dijo...

JAJJJJJJJJJJJJJJaaaaaaaaaaa

Rune dijo...

Tú por si acaso no te quites los pantalones hasta que veas las intenciones reales. Aunque sea tu padre!!!

suri dijo...

Dicen que lo mejor es enfriarlo. En cualquier caso, ir también a por hielo no iba a mejorar la frase.

Hans dijo...

Habría que citar nuevamente aquí al Gran Ciges en A.Q.N.E.P.: 'Espero que me respetarás/Un hombre es siempre un hombre' :D

si, bwana dijo...

Hay que fiarse del padre, diga lo que diga.

Achab dijo...

Criaturilla:

Sí, gracia tuvo.

Suri:

No, elalcohol y el hielo suelen ir juntos.

Rune, Hans, Bwana:

Entonces, ¿me fío o no me fío?

Esther Hhhh dijo...

Capi... Si os sentárais en lugares más normales, como un buen bar, no os pasarían estas cosas, jajajaja... ;-P

Besitos