jueves, abril 22, 2010

En la cabeza no, que estoy estudiando

La biblioteca pública de la calle Azcona está construida alrededor de un elegante y sinuoso patio central (A). La idea, que sobre plano debía de parecer a un tiempo original, moderna y atractiva, no ha dado muy buenos frutos una vez colocados los ladrillos en su sitio.


Dejemos a un lado las goteras que se formaban en el techo de cristal. A fin de cuentas, llevan un par de años sin reaparecer. Centrémonos, en cambio, en los mostradores de atención al público. Su ubicación en el centro del patio, además de proporcionar una envidiable iluminación a los trabajadores, les expone a rematar de cabeza cualquier objeto que se precipite desde otro piso. No es cuestión baladí: si cayera una novelita breve tendríamos una anécdota graciosa; el día que caiga un tomo de la Enciclopedia Británica se producirá un nuevo ingreso en el paraíso de los bibliotecarios.
.
Para solucionar este problema de lapidacion ilustrada, unos operarios cubrieron ayer el mostrador con una tupida malla (B).


A salvo el colodrillo de los bibliotecarios, dos dudas revolotean en mi sesera.
.
- La primera: ¿cuántos bibliotecarios habrán resultado heridos en los veinte años que han estado trabajando sin red?
.
- La segunda: ¿tanto costaba extender la malla unos pocos metros y cubrir a los opositores que vamos allí a estudiar? (C)
.
Ya sería el colmo de la desdicha morir acogotado por un ejemplar del Código Civil con tapa dura y afición al paracaidismo.

7 comentarios:

HVN dijo...

Ya que habla de oposiciones, le digo por si le interesa, el otro día en ciudad universitaria me dieron un papelito sobre unas oposiciones para trabajar en el Banco de España.

No me interesó porque espero encontrar trabajo sin opositar, pero todo sea por ayudar ;)

suri dijo...

Mira que quedan mal los apaños que le hacen a las cagadas de los arquitectos. Yo le mandaría una foto de la red al ingenioso creador, para que le diera un pasmo.
Y usted póngase un casco por si las flies.

Anónimo dijo...

Para que luego digan que la profesion de " Documentalista" no es peligrosa. Añade si te dan miedo las escaleras y las estanterias altas y mal colocadas ....
N

petete dijo...

Lo de no alargar la red forma parte del paquete de medidas destinadas a contener el gasto público.
Si es que parece que no estamos nunca contentos, tanto quejarse...

la rêveuse dijo...

Sobre gustos, los colores, pero yo preferiría fenecer por el Código civil, que es un documento venerable y que dentro de lo que cabe ha prestado meritorios servicios desde 1889, antes que por un golpe de Dan Brown o la saga crepuscular de Stephanie Meyer.

Esther Hhhh dijo...

Capi querido, ¿habéis vuelto al mundo de las oposiciones? Id con cuidado con los libros gordos de Petete y protegeos la cocorota... Aunque la tenéis dura, de eso no me cabe la menor duda.

Besitos

Lucy dijo...

ja y yo que pensé que en mi país era el único lugar donde pasaban esas cosas....