domingo, abril 11, 2010

Marcha atrás


Será porque deben muchas y no quieren abrir la veda, pero pocas cosas habrá más difíciles que conseguir una disculpa del gobierno ruso.

Polonia necesitó 50 años de insistencia para que sus incómodos vecinos eslavos reconocieran que las matanzas de oficiales e intelectuales polacos en los bosques de Katyn habían sido cosa de la Unión Soviética y no de los invasores nazis. Lograr unas disculpas formales requirió veinte años de insistencia adicional. A recibirlas iban el presidente polaco y un nutrido grupo de notables compatriotas cuando su avión se estrelló en aquellos bosques sin dejar supervivientes.

De verdad que lo siento por los polacos. En Polonia, cuando la Historia da marcha atrás lo hace para aparcarles encima.

7 comentarios:

Auriga dijo...

Antes he leído una frase en el periódico que lo decía todo "Polonia no necesitaba más héroes".

Esther Hhhh dijo...

La verdad es que ha sido algo terrible... Y no sólo por los altos mandos. Los accidentes de avión siempre son terribles...

Besitos

HVN dijo...

No sabía que el viaje era con ese fin, pero es que entonces hay un problema adicional: ¿Desde cuando tiene que ir el ofendido a donde el que le tiene que pedir perdón?
A mí me da que es alrevés...

Hans dijo...

Lo tremendo es la analogía entre este accidente y los propios asesinatos masivos de Katyjn, en realidad: el hecho ha conducido a un segundo descabezamiento en Polonia.
HVN, el asunto es que la zona donde se verificaron dichos asesinatos estaba muy cerca del aeropuerto en que el avión se accidentó.

Alfor dijo...

¡Eh! ¡Yo oí una disculpa de Putin! Fue en 2002, y eso que en el incidente por el que se disculpó hubo supervivientes y todo.

Achab dijo...

Auriga:

Pues parece que tengan fábrica.

Esther:

Por lo menos son rápidos. Los naufragios son potencialmente peores.

HVN:

Como señala Hans iba al lugar del crimen a realizar un homenaje.

Hans:

Me dan una penita...

Alfor:

Se están ablandando.

la rêveuse dijo...

Había ido recalando en su blog y disfrutando en silencio de sus reflexiones. La última frase sobre la historia de Polonia me ha hecho salir de mi silencio casi voyerista.

Conocí a unas amables señoras polonesas en un proyecto de intercambio europeo, por delicadeza no les repetiría esto de "En Polonia, cuando la Historia da marcha atrás lo hace para aparcarles encima", pero seguro que ellas lo rubricarían.

Un saludo!