domingo, noviembre 16, 2008

De cómo Dios le da pañuelos a quien no tiene narices


Según informan los programas de cotilleo, don Enrique Iglesias Preysler, que es algo así como cantante, y doña Anna Kournikova, que era algo así como tenista, han dado por finalizado su noviazgo. El detonante de la separación habría sido que ella deseaba dedicarse de inmediato a cambiar pañales mientras que él prefería aplazar por unos años, lustros, décadas o siglos el nacimiento de la generación siguiente.

No es como para preocuparse por la perpetuación de sus genes. De prolongar la estirpe de los Iglesias ya se encarga el padre del muchacho, quien pone en reproducirse tantísima afición como talento. Por otra parte, es bien sabido que en un recóndito rincón de los Urales existe una fábrica de espectaculares eslavas rubias con raqueta en la mano.

Lo que no deja de ser curioso es que uno de los pocos varones heterosexuales en todo el planeta que no fantasea con hacerle un hijo a la Kournikova fuera precisamente su novio.

Desde luego, este mundo presenta gravísimos problemas de diseño.

13 comentarios:

lacubanadeldíatalylahoratal dijo...

No me pronunciaré al respecto hasta que alguna revista publique fotos de la Kournikova sin maquillar y acabada de levantar a las dos de la tarde, después de una buena intoxicación trasnochada. No quiero ser envidiosa, pero esperaré hasta entonces.
Desde luego, su abdominales están fuera de cuestión ¡porque para meterse en la familia Iglesias hay que tener un estómago!!!!

desde Polska dijo...

Pero Achab! Hoy cuento con internet, y con menudo post me encuentro! Cómo que Enrique es uno de los pocos varones que no fantasea con hacerle un hijo??

También voy a fantasear yo con los jayanes eslavos que vea (pero no en foto, sino en carne y hueso)... Será posible!!!!

Hispa dijo...

Es que hoy en día consideran heterosexual a cualquiera, pero para ser hetero no basta con decirlo; hay que demostrarlo. Enriquito ha perdido muuuchos puntos de hombría después de esto.

Aunque bien visto, no deja de ser una oportunidad para el resto de machos que están bien dispuestos a hacerle un hijo a tan apetecible señorita.

Hans dijo...

Achab, a la vista del comentario de la bella blonda polskiubicada, creo que en lo sucesivo será mucho mejor que hables del macramé.
Por lo que respecta al Iglesias, ya lo tengo yo dicho: es que se 'afusila' poco.

suri kata dijo...

Yo opino como Hans. Se la ha cargado pero bien, Capitán.

Ginebra dijo...

Um... ¿o sea que ustedes fantasean con la reproducción? nosotras, en cambio, fantaseamos con el paso previo al embarazo.

Anónimo dijo...

Jajaja, ahí le has dao, Gin, yo también, yo también... Y soy un nosotros, que conste...

lacubanadeldíatalylahoratal dijo...

...entonces...puesto que usted se cuenta entre esos pocos que nada de aquello con la Kournikova (mas le vale si no quiere sufrir la ira de las aves migratorias a lo Hitchcock) ¿he de entender que, por lo menos en ese punto, se identifica con Enrique Iglesias?

Vir dijo...

En la que se ha metido usted solito...

Esther Hhhh dijo...

Ains, Capi, vos véis una rubia y se os congestiona la neurona, si es queeee.... ;-P

Besitos

Achab dijo...

Cubana, Suri, Vir:

A ver por qué creeis que había puesto "pocos"...

Mi querida polaquita:

Yo es que estoy entre esos pocos. Yo ya tengo a mi eslava rubia y que, te recuerdo, conocí con una raqueta en la mano.

Hispa:

A ello, muchachos, a ello.

Hans:

No se afusila na de na.

Ginebra, Anónimo:

Yo es que para fantasear soy muy darwiniano... preservación de mis genes y toda la pesca.

Esther:

Pero qué rubia, mujer, qué rubia.

Luis dijo...

Si, pero yo no descarto que un espermatozoide furioso de Papuchi en un último esfuerzo vital se cuele por la alcachofa de la ducha del hotel de cinco estrellas y media de la tenista y en un hábil movimiento la fecunde.....

lacubanadeldíatalylahoratal dijo...

Capitán precavido vale por tres contralmirantes y un bucanero, si señór.