jueves, noviembre 27, 2008

Vespa mandarinia

La verdadera elegancia suele pasar desapercibida.


De hecho, si me rodeo de un enjambre de avispones gigantes japoneses, resulto prácticamente indetectable.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

que miedito da esa avispaaaaaaaa!!!!!!!
Espero que no haya en estas latitudes....
A ti las rayas te quedan estupendamente, he dicho.
Criaturilla

suri kata dijo...

Sencillo a la par que discreto.

Esther Hhhh dijo...

Capi, ya que nos dais elegantemente la espalda, hubiera estado bien que no metierais el trasero, que así no se aprecia en toda su calidad, aaaaish... Por cierto, buena espalda y el jersey monísimo de la muerte y muy fashion.

Besitossssss

PD: Por un momento, viendo la fotito de cara del avispón japones, se me ha venido a la cabeza la película de la mosca.. Decidme que no habéis mutado, por dios, decídmelooooooo

Alice dijo...

El jersey, es un regalo de algún familiar querido... ¿Verdad? es que,.. me recuerda al jersey del novio de Bridget Jones..
Le voy a decir lo que dicen en mi casa cuando no saben como sugerir que estás realmente mal.

Esta usted gracioso!:)

lacubanadeldíatalylahoratal dijo...

(Todo estará bien mientras no se vista de mimo)
La naturaleza es sabia. ¡Si esa miniatura de power ranger japonesa llega a tener el tamaño de un perro!!!

Eider dijo...

Hasta de espalda se le ve sonreir.
Mimos.

koala dijo...

Bravísimo!

Achab dijo...

Criaturilla:

Tranquila, es puramente oriental.

Suri:

Y multicolor.

Esther:

No está metido, es tal que así.

Alice:

¡Qué mal pensada! ¿Ha oído eso de piensa mal y acertarás?

Cubana:

Sabia de verdad.

Eider:

¡Qué mona!

Koala:

¡Oé!