viernes, diciembre 08, 2006

De roedores parlanchines y otras anomalías


Mi madre, por eso de combatir el síndrome del nido vacío y poder ejercer un poco más de progenitora aunque sea por sustitución ha decidido llevar a su sobrinito al cine. En consideración a los gustos de la criatura ha optado por sacar entradas para una película de animación protagonizada por ratones.

Mi abuela, que andaba por mi casa celebrando su santo, tras informarse de las intenciones de su hija ha sentenciado:

- Ratones que hablan... "Amos", qué ganas.

Yo siempre había sospechado que había algo potencialmente blasfemo e inmoral en Mickey Mouse, pero pensaba que era por esos pantalones espantosos que se gasta y su nunca aclarada relación con un pato semidesnudo y un perro tres veces más grande que él.

De todos modos, espero que no llegue a oídos de mi querida abuela que en la película que van a ver sus retoños aparecen también babosas con dientes que cantan rythm & blues. Lo mismo les obliga a verse siete veces "Fray Escoba" como expiación.

9 comentarios:

Gin dijo...

... o "Marcelino, pan y vino", que es la que mi cuñada intentó grabar hace unas noches. Menos mal que el vídeo, que tiene vida propia y se apiadó de los demás, decidió grabar una porno.

Fernando* dijo...

jaja habra que ir a verla :P
ais que espeso que estoy hoy.

Eulalia dijo...

Pelis de dibus que salvaba de la quema:
"Fantasía", "Peter Pan" "Srek" (¿se escribe así?) y "Monstruos S.A."
Bueno, quizá alguna más, si una votación democrática lo exigiera... :)
!Ah! todas las de Tom y Jerry
Un beso.

Anónimo dijo...

Lo de Mickey es ciertamente sospechoso, pero a mí me preocupa más las "rarezas" de Heidi.

Por cierto, ya he cogido papel y lápiz para anotar sus teorías sobre LOST Capitán, cuando quiera le cuento las mías.

Anita

Esther Hhhh dijo...

Lula, es Shreck. (Perdón por la intromisión, Capi)
Mi querido Capi, he de corregirle. Bien cierto es que Mickey Mouse andaba con un pato medio desnudo, pero el único perro que había, era el suyo, que, contrariamente a las leyes de la naturaleza, era más pequeño que él, y no más grande y encima era su mascota, hablo evidentemente de Pluto. Goofy (supongo que este es el perro del que hablais) es un lobo, que por cierto, está enamorado de una Vaca, a ver quien entiende esto... ¿Y qué me dices de los sospechosos sobrinitos de Donald que en principio no tienen padres?¿y el tío gilito? Yo siempre he creído que los sobrinitos más bien son hijos de Daisy y Donald, y el tío gilito el padre de ella, o tal vez de él... Lo que no acabo de tener claro es que tipo de bichos son los ladrones que siempre intentan robarle al tío Gilito... ¿lobos tal vez? Pero si no se parecen a Goofy, declarado lobo de toda la vida (y enamorado de una vaca???? telaaaaa, como se le iba la pinza a Mr. Disney)
Besitosssss

Gin dijo...

Pues nada comparable a los bichos que salían en una película que me acaban de calzar mis hijas en la tele, con un pollo esmirriao, un pescado con una escafandra llena de agua, un cerdo gigante superfan de barbra streisand (ejque la grasa es fatal pal cerebro) y una pata con más dientes que ronaldinho. Salía también una especie de flequillo naranja con patas de rayas y tres ojos, tres, que he sido incapaz de clasificar.

Cattz dijo...

Chicken little.
Mis favoritas de Disney son Aladdin, La Bella y la Bestia y La Sirenita versión español americano.

Achab dijo...

Gin:

A mí lo del porno sólo me pasó una vez y fue con una de Kubrik.

Fernando:

Las babosas valen su peso en oro.

Eulalia:

Y "Los increíbles" porfa, porfa, los increíbles.

Anita:

Lo de Heidi es producto del consumo masivo de hierbas alpinas.
La tercera temporada es todo un hervidero de ideas. De hecho ha confirmado una de mis teorías (o casi)

Esther:

Con esas orejas no puede ser un lobo, imposible. Que le miren el ADN ya.

Cattz:

D'bajo el maaaaaaaarrrrrrrrrr.....

Bereni-C dijo...

Y qué me dices entonces de la canción de "por la calle abajito leré leré van tres ratones leré leré uno va haciendo punto y otro botones [...] Y otro lleva la cesta leré leré de los melones". No quiero saber el tamaño de los ratones... A los niños les gustará la canción, a mí me acojona bastante, la verdad.