jueves, diciembre 28, 2006

La fuente de la eterna juventud


Cuando yo era pequeño mi padre me grababa documentales sobre naturaleza que invariablemente presentaba Sir David Attenborough. Este caballero, un inglés canoso de impecable dicción, aparentaba entonces unos sesenta años. No es sorprendente: Mr. Attenboroug nació en 1926 y sesenta eran precisamente los que por entonces cumplía.

Sin embargo, hoy me he quedado viendo la televisión después de comer (sí, soy uno de esos friquis que ven los documentales de La 2) y he podido comprobar que don David sigue siendo canoso, conserva su magnífica dicción y, lo que es más sorprendente, todavía aparenta sesenta años bien llevados.

Dado que, según mis noticias, los años transcurren en Inglaterra a la misma velocidad que aquí (aunque se hagan muchísimo más largos) y los seres humanos tienen la molesta costumbre de acusarlos físicamente, se impone estudiar el caso de este señor. Lo mismo resulta que uno de esos riachuelos en los que periodicamente chapotea para narrar a su público el apasionante desove del salmón o los reñidos amores de la trucha arcoiris es la mítica Fuente de la Eterna Juventud.

Aunque claro, visto lo visto, me temo que será, como mucho, la fuente de la eterna sesentena.

7 comentarios:

LazyGirl dijo...

Me temo, sr Achab, que mas bien se trata de que la 2 haya encontrado la fuente de la eterna reposicion de archivos antiguos.

Por cierto, que tengan todos un feliz año 2007. Saludos.

LazyGirl dijo...

Aclaracion:

Entre otras cosas por que se retiró definitivamente del reportaje activo hace ya algun tiempo, a los 77 años justo despues de haber sido nombrado Sir.

Perl Oui c'est moi dijo...

Debe utilizar la misma técnica que Michael Jackson... (la de la conservación, no la de los niños, se entiende).

Achab dijo...

Lazygirl:

Ya me has quitado la ilusión de ser un atractivo sesentón para siempre. Ahora tendré que ser un atractivo veinteañero tardío.

Perli:

Debe de ser. Esta también blanquea, porque don David es blanquito lechal.

alicegoodnight dijo...

No leiste el principito??
lo importante es la edad que se aparenta por dentro!..
Tuve una profesora a la la que siempre conocí anciana, pero su recuerdo es el de una persona joven y vital.
Como a Don David,a ella también la gustaba la naturaleza...pero era más de mar, que de agua dulce...igual el truco para lograr la eterna juventud, es encontrar tu propio charco.
Bi water my friend!! :)

Esther Hhhh dijo...

A mi que simplemente se trata de reposiciones ¿mirasteis, mi querido Capi, el copyright del docu, ahí donde pone el año de edición?
Besitossssssss

Achab dijo...

Alicegoodnight:

Es que el rincipito me da un poquito de alergia. Me pasa como con Benedetti.

Esther:

No, era relativamente reciente, el hombre debía estar ya en la setentena avanzada, pero seguía igual.