viernes, octubre 27, 2006

Ejercicio

Dado que últimamente me persigue la sospecha de que en esta gran farsa cósmico-cómica en que actuamos todos me ha tocado un papel mudo de portador de lanza (primer acto: portar lanza; segundo acto: portar lanza; tercer acto: portar lanza también) he decidido corretear un poco por calles y parques después de estudiar. A ver si obrando así, con el sudor expulso, además de toxinas, la frustración y el sarcasmo que acumulo en mis largas jornadas de recitación legal y, de paso, me abstengo de rociar con vitriolo todo lo que me rodea mientras quede alguien que aún me dirija la palabra.

Pues bien, en cumplimiento de mi resolución trotaba ayer a buen ritmo por las calles del barrio cuando el perrito faldero de una señora se lanzó, con manifiesto ánimo suicida contra mis piernas. Yo estaba muy abstraído, no sólo por mi trote sino también porque el i-pod me estaba regalando los oídos con una de mis canciones favoritas. El caso es que reaccioné a tiempo de evitar atropellar al cánido, pero la maniobra de emergencia acabó con mis posaderas en el suelo. Yo miré a la señora con mi mejor cara de "¡Señora, póngale correa a su rata!" Pero la buena mujer, inconsciente de los ánimos autodestructivos de su mascota, me retribuyó con un escueto "¡Idiota!".

¿Qué quieren que les diga? La escena me pareció tan chusca que me entró la risa floja, con lo que, de paso, confirmé el diagnóstico de idiocia. Pero no hay mal que por bien no venga: ya sea por el ejercicio, por mi patanería o por la surreal bronca subsiguiente, me he reconciliado con el papel de portador de lanza. Cierto que yo le tenía echado el ojo al de "atractivo bandido napolitano seductor de rubias doncellas", pero este tampoco está tan mal. Quieras que no, que las lanzas se mantengan firmes debe tener su importancia para el desarrollo dramático de la obra o el papel no existiría. Además, si localizo al guionista y le apoyo la lanza en las costillas lo mismo le convenzo para que al final del acto tercero, las rubias doncellas esas dejen plantado al villano y se vayan de parranda con el lancero, que es más callado y no da tantos problemas.

PD: Estoy pensando que, teniendo en cuenta que la canción de marras va de un tipo obnubilado por una mala mujer de la que, en buena razón, debería alejarse un mínimo de 10.000 millas náuticas y que éste es, en cierto modo el tema de tres o cuatro de mis novelas favoritas lo mismo va a resultar que las malas lenguas tienen razón y soy un romántico solapado e inconfeso. Lo que me faltaba para completar el cuadro. En cualquier caso, para su información se lo cuento.

9 comentarios:

el necroscopio dijo...

Pues que tengas suerte. No serás el primero pero esas cosas funcionan...
Se ha "hollado" en la historia más con amenazas que por las buenas... (la mujer del prójimo quiero decir...)
Un saludo.

happyhamsterhop dijo...

Yo creo que la táctica de lancear al guionista puede dar buen resultado, mi Capitán...

Buena suerte, y buena caza!

Marga F. Rosende dijo...

¿Te caiste entero?, ¿Los cientonoventa?. Madre mía de mi alma.
Muy bonita la canción, pero la esperaba en latin, no se por qué...

Cattz dijo...

Mi prima es rubia...

Esther Hhhh dijo...

Ya decía yo Capitán que vos sois en el fondo todo un romántico, lo que un poco a lo Jack Sparrow... Disimulandolo por aquello que no da bien en el perfil de uno, que figure semejante memez, que luego se te llena la cabeza de nubes rosas y horteradas similares... Así que a mi me parece que vos, mi querido capi, al que en poco le cambiaré lo de Achab, por Sparrow, vos, como decía sois en verdad un romántico aventurero... Por cierto de lancero teneis lo que yo de angelito rubio, es decir, ni las alas....
Besitossssssss

Alfor dijo...

Capitán, los enemigos del corredor son las dos pes: perros y paletos (que suelen tener perro, como en este caso).

No desista y siga corriendo. Al menos, los perros que pululan por Madrid no suelen ser demasiado grandes.

florecilla de alcanfor dijo...

Mejor vuelve a ser lancero, Capitán, que dicen que correr es de cobardes.

Achab dijo...

Jatqlz:

Es que la historia no abund amucho en civilización y buena educación.

Hámster:

Sí, pero dicen las malas lenguas que el guionista de esta farsa tiene condición divina.

Marga:

Es que cuando me caigo no me dejo nada, una manía, se conoce.

Cattz:

Es que tenéis mucha variación genética en la familia.

Esther:

Pues estoy muy mono con la lanza enhiesta.

Alfor:

No desisto. Hoy he corrido con una vaca detrás. A ver si lo cuento mañana.

Florecilla:

Bien mono que quedaré.

Cisne dijo...

Qué novelas?