martes, octubre 24, 2006

Maniquíes y escaparates


Ayer, después de cumplir mi rito cantarín semanal decidí darme una vuelta por el barrio. Comoquiera que tras pasar la semana en régimen monástico se agradece la cercanía de otros humanos no me faltó buena compañía para deambular un rato. Tiene su mérito, porque andar conmigo viene a ser equivalente a sacar de paseo a un cachorro de fox terrier colocado con anfetaminas: me paro delante de todos los escaparates, carteles y anuncios; todo lo miro, todo lo inspecciono y todo lo quiero saber. Menos mal que, de momento, no me ha dado por olisquearle las posaderas al resto de viandantes ni siento necesidades de marcar el territorio a feromona limpia.

En fin, después de curiosear cuatro o cinco boutiques de carísima ropa femenina, único tipo de establecimiento que allí proliferaba, mi acompañante consideró oportuno realizar un comentario:

- Es curioso: eres el primer hombre que mira las tiendas de moda femenina con más atención que yo.

Ignoro si era una inocente observación o la damisela en cuestión empezaba a cuestionarse mi identidad sexual. Si era esto último, la injusticia era notoria: me hubiera parado igual delante de una ferretería, una zapatería o una tienda de forjados artesanos en aluminio lacado. Fuera lo que fuere, mi cerebro reptil, que es muy sensible en estas materias, decidió que la cosa no podía quedar así, y que debía proferir la primera boutade semingeniosa y exculpatoria que se me ocurriera:

- No te engañes, señorita. Si miro las tiendas de ropa para mujeres no es porque me interese la ropa sino porque me gustan las mujeres.

La consecuencia de semejante estupidez es bien lógica. Mucho me temo que ahora haya una señorita convencida de que me van los maniquíes de plástico a tamaño natural.

11 comentarios:

Anonimosa dijo...

JAJJAJA!

No te preocupes capitan, el dia de "Canto" se perdona cualquier cosa...

Lo que me sorprende es que salga ud tan entusiasta en lugar de espinoso y apagadillo como un cactus seco... Enhorabuena, sus congeneres se lo agradeceran...

Fernando* dijo...

Nooo, no creo que se piense eso...

lo que pasa es que uno se empieza a imaginar el relleno real de esas prendas, y ... ainsss

Gin dijo...

¿Y coló??????????

Marga F. Rosende dijo...

Vaya, ¿te gustan maquilladas, rígidas y estiradas? .Sabía que usted era algo rarillo, si pero...
Este Capi,,,

missangria dijo...

Si tanta vida monástica lleva, si podría parecer que los maniquís le despiertan algún tipo de interés más allá de lo puramente escaparatista...
Tengo un amigo que una vez me confesó su debilidad por según qué maniquíes...la verdad que hay algunos muy conseguidos y con espléndida figura..jejejejje.
Un saludo.

Marsaas dijo...

He escrito un par de comentarios por aquí y he leído algunos de tus posts... en serio, es admirable que sigas conservando el sentido del humor estudiando una opo! Yo llevo dos años con la mía, estoy a mitad de camino y canto tres días por semana... efecto secundario: mi blog es mil veces más aburrido.

Esther Hhhh dijo...

Hay que ver mi querido capi.. Si en el fondo sereis un romántico después de todo y esperareis que, como en aquella película, la hermosa maniquí se convierta en real... ¿o acaso su querida Ricitos de Oro fue salvada de algún mágico hechizo con sus besos?
Vale, vale, ya me callo, es que hoy me bajó la tensión en picado y no veais que colocón, apuff...
Besitos

neblina dijo...

hombre es una buena salida, sobre todo si no quería que la chica dudara de su sexualidad...

Por oscuros motivos, por supuesto.

Dios mio, opositar, todos merecen toda mi admiración y respeto (hago reverencia)

el necroscopio dijo...

No me extraña nada que no pierdas ripio de nada, que yo también me licencié en Portería por la C.I.A & F.B.I. University, pero lo de mirar los escaparates de maniquies ya me parece una exageración; si buscas algo atractivo, sinceramente me parece horroroso porque no hay nada tan impersonal como un maniquí hemafrodita como los que exponen, que no sabes si carne o pescao.
Macho, las anfetas ya te sientan muy mal o necesitas más dosis de otro tipo de medicinas más personales, no sé si me entiendes...
Un saludo.

Achab dijo...

Anonimosa:

Es que puedo salir contento o cabreado según me haya ido, pero en cualquiera de los dos casos estoy chistoso e hiperactivo.

Fernando*:

Calle, hombre, que si aclaro eso pensará que me la imagino desnuda para vestirla en plan modisto-psicópata.

Gin:

No.

Marga:

No, no, no... servidor desea más cooperación e interactividad que la que pueda dar maniquí alguno.

Marsaas:

Si es que yo soy así por naturaleza.

Esther:

Llámame lo que quieras, pero romántico no.

Neblina:

Mis motivos son siempre oscuros, por definición.

Jatqlz:

Ante eso sólo puedo responder una cosa: "Q!"

Elenita dijo...

PUes a mi me parece una muy buena salida...