jueves, enero 04, 2007

Entrada interrupta

Acabo de subir del cuarto trastero y, por el polvo que me he traído de vuelta, parece que vengo de celebrar juntos todos los miércoles de ceniza del siglo presente. Sin embargo, suciedad aparte, he vuelto con las manos vacías. Una lástima, porque yo les tenía preparada una entrada gloriosa.

Les iba a contar que, cuando era pequeño, mi padre, alarmado por mi entusiamo por los mitos paganos, el egipto de los faraones y los sacrificios humanos en la América precolombina, quiso suscitar en mí el temor de Dios y me regaló un tomo de considerable tamaño titulado "La Biblia Ilustrada para Niños". Ciertamente el libro estimulaba el temor de Dios que era un gusto: sus dibujos, de estilo hiperrealista te dejaban bien claritas las consecuencias, tirando a malas, de ofender a Yahvé. Para mí que el ilustrador iba leyendo el Antiguo Testamento y cuando se topaba con versículos adecuados del tipo de "Tomó tres dardos y los clavó en el corazón de Absalón, que aún seguía vivo" (Sam II, 18, 14) se decía a sí mismo: ¡A ilustrar, a ilustrar, que esta tiene gancho!

Claro, a mí aquello me encantaba: era el complemento ideal a los sacrificos aztecas y las barrabasadas olímpicas. Si cierro los ojos aún puedo recordar qué ropa llevaba Jehú cuando pisoteaba a Jezabel con el carro, cómo era el árbol del que colgaba Absalón o qué largo tenía el cuchillo con que Abraham se disponía a degollar a su hijo.

En fin, si al final aparece la Biblia, lo mismo ha sido donada a mis primos para que se conviertan a la fe de Israel, prometo hacerle fotos. Esta entrada ganaría mucho si pudieran ver a Jezabel mordiendo el polvo, Holofernes perdiendo (literalmente) la cabeza o San Esteban escupiendo dientes mientras le lapidan.

9 comentarios:

Tamaruca dijo...

Tienes un punto gore a lo Tarantino.... ainss...

:-S


¡Un besico!

Lek dijo...

El Antiguo Testamento está repleto de momentos gore, Tamaruca ;)

Ahora, lo de cebarse en ellos tiene que ser cosa de una mente enferma... ¡¡como Tarantino!!

Anónimo dijo...

Vaya antecedentes Capitán, a ver si la nueva raza nos va a salir por los cerros de Úbeda.
Yo me dedicaba a ver "La aldea del arce", "Los pitufos"...
Lo macabro ya vino luego.

Anita

Anónimo dijo...

Yo tenía (tengo) una que se llama La Biblia de los Niños. Tenía ilustraciones, pero hasta la crucifixión parecía divertida así que no debe tratarse de la misma

Abe

Esther Hhhh dijo...

Ains mi querido Capi, si a veces dais miedo, de adulto, de niño teníais que ser terrible, como Iván, seguro que por allá por donde pasabais no crecía la hierba...
En fin, mi querido Capi, ardo en deseos y curiosidad por ver esas imágenes, jejeje, que vos crecisteis con la Biblia esta, pero a mi me encantaba ese cuento gore... ¿cómo se llama? Ah si, Caperucita Roja, que tela con la Caperucita.... Pobre lobo, angelito.
Besitossssssssss

el necroscopio dijo...

Curiosamente las representaciones cristianas del martirio de los santos son las más snagrientas de todas las representaciones religiosas mundiales... Eso creo. Ademas su indecoroso realismo atrae a muchos turistas a España, usease a la semana santa.
Un saludo.

roland freisler dijo...

Ahora podemos ver videos de islamistas rebanando cuellos de infieles en el nombre de Alá.

Lluna de foc dijo...

Uff... que gore! por diós no se como no salíamos todos asesinos en potencia!
Hacía tiempo que no te leía, sigues como siempre de chistoso, ácido, agudo ... sigue así!
Feliz 2007!!
Besos

Achab dijo...

Tamaruca:

La Biblia tiene punto y medio

Lek:

Mismamente

Anita:

Lo spitufos tenían su puntito violento con aquellos caldos que se hacía el Gargamel a base de pitufos o los pitufos negros caníbales

Abe:

Qué Biblia más sosa

Esther hhhh:

Pues ahora voy a contar una anécdota d einfancia, hala.

Necroscopio:

Divisas por vía gore, eso está bien pensado.

Roland:

Las lapidaciones son más vistosas.

Lluna:

O cruzados.