viernes, enero 05, 2007

Reyes Magos


Cuando era pequeño mi padre me llevó al Corte Inglés a depositar en el Buzón Real mi carta a "Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente". Dicho buzón era un mueble alargado de color amarillo dorado y decoración arábiga que, a tres diferentes alturas, presentaba rendijas con el nombre de cada uno de los reyes: la superior para Melchor, la mediana para Gaspar y la inferior para Baltasar.

Llegado allí comencé a preguntarme dónde sería más provechoso arrojar mis peticiones. Como yo era un niño repelente y observador decidí inspeccionar el mueble antes de actuar. De este modo, descubrí que no existía separación entre las alturas y que todas las cartas caían entremezcladas al cajetín inferior. Esto hubiera bastado para decidir en favor de Gaspar (la altura más cómoda) si no se hubiera tratado de magos. Los caminos de la magia son intrincados y tal vez existiera un encantamiento que permitiera a los monarcas averiguar en qué buzón se depositó la carta.

Como ni agacharse ni ponerse de puntillas son esfuerzos demasiado onerosos cuando uno es un rapazuelo de 6 años interesado en maximizar sus potenciales regalos decidí observar el comportamiento del resto de la muchachada. Un rápido recuento, me permitió observar que el 90% de las cartas se las llevaba Melchor y el otro 10% Gaspar (ese tirón que tienen los arios) mientras que Baltasar era sistemáticamente ignorado. Yo lo entendía, un blanco pintado de negro con labios grotescamente hidrópicos y enrojecidos da un poco de grima. Pero esto eran negocios: si conseguía los servicios exclusivos de un Mago de Oriente lo mismo me daba que que se pintara de blanco, negro o verde fosforescente. Así pues, me acerqué al buzón, me agaché y dejé mi misiva al cuidado del Rey negro.

No conseguí el coche teledirigido, mi madre temía por la indemnidad de sus muebles y contra el temor materno la magia es impotente, pero los resultados fueron suficientemente buenos: Baltasar se ganó mi fidelidad vitalicia. Quede, pues, bien claro: si algún día le hago al mundo la mala pasada de reproducirme, puedo asegurar a mis hipotéticos retoños que sus regalos se los traerá un Rey Mago nubio, zumbón y embetunado. Como debe ser.

9 comentarios:

Lek Laial dijo...

Yo estoy convencido de que el rey más ignorado es Gaspar. Melchor por ser el 1º y Baltasar por dar la nota de color se llevan a más gente... pero bueno, ante las observaciones indicadas tampoco puedo negar la evidencia ;)

Anónimo dijo...

¿Pero qué es eso de no querer reproducirse Capitán? No me haga esto, que ya me he comprometido con usted.

Mi rey favorito: Baltasar, pq es el más majo (no me pregunte de donde saqué esa conclusión de niña)

Anita

suri kata dijo...

Mi rey también fue siempre Baltasar. Creo que el verdadero marginado es Gaspar, como lo somos todos los del medio.

Lluna de foc dijo...

Convencida que el rey negro se llevaba todo el cariño de los niños! Yo era fan del rey negro, estoy convencida que es el que me llevaba los regalos a casa.

Besos

roland freisler dijo...

´ Capitán yo soy republicano de derechas, los reyes no me traen nada por ser republicano y el negro menos porque es racista conmigo.

Gin dijo...

No sé por qué en el colegio de mis hijas siempre ponen a un agüelo reviejo para hacer de Melchor; Gaspar siempre es una mari gordísima pintada con mucho rímel y que lleva chandal y tacones, y Baltasar un negro temporero la mar de macizo así que imagínese por quién nos inclinamos siempre las madres.

Achab dijo...

Lek, Suri Kata:

Pues con los niños de ahora sí (lo he estado investigando). Pero yo le aseguro que hace veintipocos años el más ignorado era el negro.

Anita:

He dicho que será una mala pasada para el mundo, no que no lo vaya a hacer. Además, con un poco de suerte, la contribución genética de la madre los amansará.

Lluna, Gin:

Es una confabulación pro-Baltasar con la que estoy plenamente de acuerdo.

Sr, Freisler:

Hombre yo también soy republicano, pero los Reyes Magos no cuentan, esos van por libre.

Cattz dijo...

Por mi parte no tenía predilección alguna, les tenía pánico a los tres. Era ver a un hombre con capa y corona y echarme a llorar.
Los payasos también ocupaban mis pesadillas :D

Esther Hhhh dijo...

Hola mi querido Capi:
Ante todo daos las gracias por cumplir con vuestra palabra y escribir esta entrada de vuestra infancia. Asunto importante ser fidedigno a uno o varios reyes. Por cierto que alguien apuntó que no era de ninguno porque él es republicano. Bueno, pues para tranquilidad de los republicanos, los Reyes magos, en realidad no eran reyes, si no magos y astrónomos famosos, que rindieron sus ofrendas al niño Jesús. Lo de "Reyes" les viene de la época medieval, cuando alguien decidió que no era bueno que sólo fueran "magos" (muy peligroso con la inqisición quemando peña). Tampoco se está seguro de su cantidad, pues sólo en un evangelio, el de San Mateo, si no me equivoco, aparecen nombrados estos tres. Se piensa que fueron en verdad unos cuantos más. La leyenda de tres magos o tres Reyes magos, es para representar diferentes edades y razas. Lo de la edad, por la sabiduría, lo de las razas, por la internacionalidad. Así Melchor es un hombre anciano de raza asiática. Gaspar, un hombre de edad media y europeo (castaño o pelirrojo según representaciones) y Baltasar, un hombre joven y de raza africana.
Volviendo a vuestro relato, que si no me extiendo demasiado, yo, y gracias a Gloria Fuertes, hace años que más que de los Reyes Magos, soy de las Reinas Magas. De pequeña tenía mucha inclinación por Baltasara, ahora suelo ser más de Gaspara, por afinidad cabellil. Pero de los Reyes, yo me quedo con el africano, osea Baltasar, y es que quereis que os diga, joven, macizorro y morenito. Si a ello aludimos los últimos Baltasares que he visto, alguno de ellos senegalés y casi perfecto........
En fin, mejor lo dejamos aquí.Jejeje
Besitosss
PD: Puedo pedirme un Baltasar?? vos creeis que aceptarán??